¿Cómo podemos detectar un ictus? Síntomas frecuentes

Saber responder a tiempo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, y con esto, tener más o menos secuelas físicas tras un ictus

Un ictus es una enfermedad cerebrovascular, un infarto en el cerebro. También se le denomina embolia. Este se produce debido a que por un taponamiento en una arteria o por la rotura de un vaso sanguíneo, la sangre no llega al cerebro.

Este accidente puede ocurrir a una gran velocidad, según empiece a faltar riego sanguíneo en el cerebro. Por eso, hay que estar muy pendientes de los síntomas para poder detectarlo y actuar con inmediatez.

A continuación, te dejamos varios de los síntomas con los que puedes descubrir si alguna persona cercana a ti tiene riesgo de padecer un ictus.

1- La sensibilidad es uno de los síntomas más frecuentes a la hora de sufrir un ictus, se puede paralizar media cara, por lo que al hablar o sonreír haya dificultad.

2- Hormigueo constante en el lado del cuerpo que se está viendo afectado por el ictus.

3- Problemas a la hora de hablar y entender a los demás. Si cuesta ordenar y pronunciar palabras, o no entiendes a las personas de tu alrededor, puede ser una señal de ictus.

4- Falta de sensibilidad y fuerza en las articulaciones del lado afectado.

5- Dolor intenso de cabeza repentino. Si este se junta con alguno de los otros síntomas, pide ayuda.

6- Desorientación. Al faltar sangre en el cerebro, puede aparecer una sensación de desconcierto y caos.

7- Alteración en la visión y resto de los sentidos. La falta de visión puede darse en uno o en los dos ojos, pero hay que tener cuidado con este síntoma, puesto que hay otras dolencias que puede hacer que la visión te falle como las migrañas. El resto de los sentidos pueden verse afectados ya que dependen del cerebro y sus estimulaciones.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunas de estas manifestaciones pueden confundirnos sin llegar a ser un ictus, como la pérdida de sensibilidad en alguna articulación, los brazos y los pies, es común que dependiendo la postura en la que estés, se duerman.

En cualquier caso, los síntomas de un ictus llegan de manera repentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.