Pinocho

Pinocho es un personaje versionado en multitud de cuentos infantiles y en varias películas, todos ellos basados en la novela Las aventuras de Pinocho (1883) escrita por Carlo Collodi. Es una novela maravillosa llena de metáforas, una genialidad de la literatura universal, atemporal, eterna. Debería ser una lectura obligatoria, no para niños (el autor nunca lo pretendió), sino para adultos. Es una lástima que, fundamentalmente, se asocie el personaje con el crecimiento desmesurado de la nariz tras una mentira, cuando este hecho es anecdótico dentro del desarrollo de la novela.

Comienza el curso escolar, nuestros hijos reanudan los estudios y junto a ellos, los padres y abuelos, el personal docente y la sociedad en general. La palabra maestro, cada vez más en desuso, es una palabra que identifica una profesión preciosa, para mí, la más importante y bella de todas las profesiones, que debe ser ejercida pura y exclusivamente por vocación, por amor y con pasión. El maestro tiene una enorme responsabilidad, aunque muchos no sean conscientes. De su cometido, depende muchísimo el futuro de una sociedad. Pero me atrevería a decir que jamás se ha considerado la importancia que realmente tiene, ni se le ha dotado de los medios adecuados para el correcto desarrollo de su cometido.

Las aventuras de Pinocho pretenden enseñar que el aprendizaje, el esfuerzo y la constancia son la única vía para crecer y ser mejores, personal y socialmente, y todo lo demás, son mentiras para engañarnos y distraernos, tal como le pasa a Pinocho a lo largo del libro.

No señores, el dinero no crece por enterrarlo en el “campo de los milagros”, este campo solo es un señuelo para ser robados sin ninguna compasión. No se dejen engañar por el gato y la zorra.

José Luis Águeda

Editor

Un comentario en «Pinocho»

  • el septiembre 13, 2022 a las 15:14
    Enlace permanente

    Desde Pepito Grillo hasta la Isla de los Juegos, todo nos evoca que nada se consigue sin mucho esfuerzo y que el único que estará dispuesto a desafiar los mares por salvarnos es nuestra propia Familia.
    Feliz lectura.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.