Acabar con la epidemia de tuberculosis para 2030

Se trata de una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionadas con la salud

La tuberculosis sigue siendo una de las enfermedades infecciosas más mortales a nivel mundial. Cada día más de 4.000 personas fallecen a causa de la tuberculosis y cerca de 30.000 padecen de esta enfermedad prevenible y curable en el mundo. Es por ello que la OMS subraya la necesidad de invertir en su prevención, diagnóstico, tratamiento y abordaje, para alcanzar el objetivo mundial de acabar con la epidemia de tuberculosis para 2030.

La enfermedad está causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que afecta principalmente a los pulmones. La infección se transmite de persona a persona a través del aire. Las personas infectadas por el bacilo tuberculoso tienen un riesgo de enfermar de tuberculosis a lo largo de su vida de entre el 5% y el 10%, siendo mayor este riesgo en personas inmunodeprimidas.

Los síntomas en las personas con tuberculosis activa pueden ser leves durante muchos meses, lo que puede retrasar acudir a consulta y, por tanto, el diagnóstico, lo que aumenta el riesgo de que transmita el bacilo a otras personas. De hecho, se estima que una persona con tuberculosis activa puede infectar a lo largo de un año a entre 5 y 15 personas por contacto estrecho.

De ahí la importancia de invertir en herramientas que contribuyan a su diagnóstico precoz. En este sentido, la OMS recomienda el uso de pruebas rápidas de diagnóstico molecular como prueba diagnóstica inicial en todas las personas con signos y síntomas de tuberculosis, ya que tienen una alta precisión diagnóstica y conducirán a mejoras importantes en su detección precoz.

Kit de diagnóstico Vitro S.A.

La compañía española Vitro S.A. ha desarrollado un nuevo kit de diagnóstico multiplex in vitro que permite la detección simultánea de la especie Mycobacterium tuberculosis, el complejo Mycobacterium tuberculosis (MTBC), a la vez que detecta otras especies de micobacterias no tuberculosas (NTM) causantes de enfermedades pulmonares similares a la tuberculosis.

Esta nueva herramienta incorpora la enzima UNG para evitar contaminaciones y funciona a partir de muestras clínicas humanas de diferente origen tales como esputo, lavados bronquiales y cultivos celulares.

Tal y como indica Francisco Javier Fernández, CEO de Vitro S.A., “la capacidad de realizar un cribado primario de estas características a través del uso de este kit permite que pueda ser usado como ayuda en el diagnóstico de esta infección en combinación con factores de riesgo clínicos y epidemiológicos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.