Cómo tratar las lesiones cutáneas que provocan los EPIs

Durante la pandemia del COVID-19, los Equipos de Protección Individual (EPIs) están siendo el mejor amigo para los sanitarios

Es importante que siempre haya indumentaria disponible y suficiente en cada centro y que cumplan una normativa de seguridad (EPIs). Porque, aunque el nombre indique que protegen a las personas, en este caso, a los sanitarios, también hay que protegerse en cierto modo de ellos. Ya que llevarlo durante un largo periodo de tiempo hacen que dañen nuestra piel.

Al introducir estos equipos en los hospitales y centros sanitarios hay que tener en cuenta y conocer las diferentes maneras de prevención y tratamientos de estas lesiones que pueden provocarnos. Porque pueden llegar a ser un obstáculo en el rendimiento profesional y en la calidad de vida de los sanitarios. A raíz de esta pandemia, al usar este equipamiento durante largas horas al día, diferentes medios y centros científicos están divulgando sugerencias y protocolos de protección y tratamiento para su uso.

Las zonas más afectadas por los EPIs son la nariz, en concreto, el puente nasal, las mejillas, frente y manos. Los síntomas más comunes son la sequedad y la tirantez de las zonas delicadas, y en ocasiones la descamación de estas. Con respecto a las manos, surge una dermatitis debido al lavado frecuente de estas, no se asocia a los guantes. Otro factor importante es que aquellos sanitarios que utilizan estos medios durante más horas pueden tener más riesgo en sus lesiones, aunque usen un protector facial.


A continuación, os dejamos una serie de recomendaciones para tratar estas lesiones:

Utilizar apósitos para aliviar la presión en las zonas de la nariz, frente y mejillas. Aunque hay que estar seguros de que al llevarlo no nos impide una fijación segura del equipo en nuestro rostro.

El uso de productos barrera de secado para evitar las lesiones por sudoración.

Hacer turnos cortos entre los sanitarios para así aliviar durante un rato las zonas con presión por la mascarilla o las gafas de protección.

Utilizar crema hidratante facial cada día para proteger la piel. Expertos dicen que se use la crema una hora o media hora antes de ponerse el equipo.

Como hemos mencionado anteriormente, aquellos sanitarios que utilicen los equipos de protección durante muchas horas pueden llegar a tener heridas en la piel, como úlceras o abrasiones. Varios tratamientos para minimizar estas lesiones pueden ser los apósitos o la vaselina pura en pomada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *