RRSS y el deseo de perfección agravan las secuelas emocionales del acné

Más del 80% de los adolescentes sufre acné en algún momento

La perfección está de moda y a ello ayudan numerosos filtros que podemos encontrar en dispositivos y aplicaciones móviles. El modo belleza es ya una herramienta habitual para hacer desaparecer las imperfecciones de la piel y mostrarse a los demás en una versión aparentemente mejorada de nosotros mismos. El problema viene cuando las ansias de perfección nos impiden asumir nuestra propia imagen corporal y buscamos desesperadamente alcanzar los irreales cánones de belleza que inundan Tik Tok, Instagram… Si a esto se suma un problema dermatológico como el acné, que afecta sobre todo a los adolescentes, el impacto puede ser aún mayor, llegando en algunos casos a desencadenar una depresión.

Esta es una de las conclusiones a las que se ha llegado durante el seminario de formación online organizado por ISFOS, el Instituto Superior de Formación del Consejo General de Enfermería, y CERAVE, dentro de la campaña que ambos realizan conjuntamente bajo el proyecto “En la piel de la enfermera”.

Un webinar en el que han participado como ponentes la enfermera Carolina Lázaro Covarrubias, del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Madrid; el dermatólogo Pablo de la Cueva Dobao, jefe de servicio de Dermatología del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid, y Mercedes Abarquero Cerezo, farmacéutica responsable de Comunicación Científica de CeraVe.

De izquierda a derecha y de arriba abajo: Carolina Lázaro, Pablo de la Cueva, Pilar Fernández y Mercedes Abarquero

La presión de las redes sociales

Durante el encuentro, tanto el dermatólogo Pablo de la Cueva como la enfermera Carolina Lázaro, han coincidido en que existe una creciente autoexigencia de la población, especialmente adolescente, en lo que se refiere a su imagen corporal. “Cada vez le damos más importancia a nuestro aspecto físico y eso lo vemos también en consulta. La exposición a redes sociales está generando que problemas como el acné tengan una repercusión aún mayor en nuestros pacientes”, explica este dermatólogo. “El impacto psicológico es mayor porque nos cuesta más aceptarnos, todos queremos ser perfectos”, añade Carolina Lázaro.

A esto hay que sumar una sobreinformación y es que, reconocen ambos, a menudo llegan a consulta adolescentes con un exceso de información que en muchos casos es incorrecta. “Esto era algo que antes no veíamos y que hoy, sin embargo, tenemos que tener muy en cuenta ya que pasa a formar parte de la consulta: desmitificar lo que han visto en Tik Tok, en Instagram… remedios caseros que a menudo empeoran la situación”, subraya de la Cueva. Además, apunta Lázaro, “cada piel es diferente, por eso, también es importante estudiar cada caso de forma individualizada. El paciente debe saber que lo que la va bien a una persona puede no ser lo más adecuado para él y requerir un tratamiento diferente”.

Escuchar

Ambos expertos han coincidido en la importancia de escuchar al adolescente y no restar importancia al impacto que el acné tiene en su calidad de vida. “Si el acné supone un problema físico y/o emocional para él hay que acudir a consulta”, subraya Carolina Lázaro, quien destaca la importancia de la consulta de enfermería: “debemos escuchar al paciente y dirigirnos a él porque, a veces, cuando se trata de un adolescente se olvida y se habla directamente a los padres. Es fundamental que le escuchemos. En ocasiones, el sufrimiento puede ser de tal magnitud que el paciente puede acabar teniendo una depresión y necesitar apoyo psicológico. No hay que dejarlo pasar”.

Epidemia de acné

Aunque en los últimos meses se ha reducido el uso de mascarillas, su utilización continuada durante mucho tiempo ha contribuido a incrementar los problemas de acné entre la población, no solo adolescente -más del 80% la sufren- sino también adulta, especialmente, en mujeres. “El uso de mascarillas ha dado lugar a una auténtica epidemia de acné, aunque también influyen otros factores como son la contaminación y los cambios en la microbiota”, explica este dermatólogo.

En el caso del acné que afecta a la mujer adulta ha subrayado que este “se da más en el tercio inferior de la cara, es de carácter más inflamatorio y suele ser resistente a los tratamientos”.

Manejo del acné

Con respecto al manejo del acné, Pablo de la Cueva ha distinguido dos escenarios: el del acné leve y el grave.

Mientras en el primero puede bastar con un tratamiento tópico y unos cuidados básicos, el segundo puede requerir un tratamiento sistémico. Este último se emplea, por ejemplo, cuando la afectación va más allá de la cara y se extiende al torso, dificultando la aplicación de medicamentos tópicos. “El objetivo será siempre mejorar la calidad de vida del paciente e impedir la aparición de cicatrices”, explica.

En cuanto a los cuidados, Carolina Lázaro ha hecho hincapié en la importancia de la higiene: “debe realizarse dos veces al día con el objetivo de mantener la piel limpia y libre de grasa. Para ello, hay que utilizar productos específicos”. Además, en caso de que ya hayan aparecido cicatrices, hay también que tratarlas. De otro lado, ha destacado la importancia de no tocarse las lesiones, llevar un estilo de vida saludable en cuanto a la alimentación y la práctica de ejercicio físico, así como ser constante en el tratamiento.

Para Mercedes Abarquero, “la elección de la rutina de higiene es crucial ya que estas pieles requieren fórmulas eficaces que sean capaces de respetar e incluso reparar la barrera cutánea. El uso de fórmulas no comedogénicas, testadas en pieles sensibles, con la inclusión de activos saneantes, hidratantes, exfoliantes y matificantes han demostrado tener beneficios en la calidad de la piel. Además, en muchos casos se utilizan asociadas a medicamentos y ayudan a compensar los efectos que estos puedan producir en la piel y reducir las imperfecciones”.

Formación

Este webinar es fruto del compromiso del CGE con la formación continua de sus profesionales.

Pilar Fernández, vicepresidenta del Consejo y directora de ISFOS lo ha explicado: “las enfermeras somos las profesionales de los cuidados; unos cuidados que tienen un claro impacto en la calidad de vida de los pacientes. Conscientes de la importancia de la formación continua de nuestros profesionales, desde el Consejo realizamos periódicamente webinars gratuitos que permitan a todas las enfermeras que lo deseen actualizar sus conocimientos en temas específicos como el que hoy nos ocupa: el acné. Un problema que afecta sobre todo a los adolescentes y quizás por eso ha tendido a banalizarse, como si fuera algo pasajero carente de importancia. Sin embargo, como hemos visto, su impacto en quienes la sufren puede llegar a ser muy grave. Ha sido una formación muy interesante que ha generado un gran número de preguntas que los asistentes han podido trasladar a nuestros ponentes en directo”.

Por su parte, Isabel Castillejo, directora de Relaciones Médicas de L’Oreal Cosmética Activa, destaca el compromiso de CeraVe para “contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas a través del cuidado de la piel ante la aparición de problemas como la atopia, la psoriasis, la diabetes… y, por supuesto, el acné, que puede afectar en cualquier etapa de la vida. Aquí el colectivo de enfermería puede jugar un papel muy importante en el seguimiento y cuidado de estas pieles.  Este webinar es el sexto que realizamos desde que en el año 2021 arrancásemos el proyecto: «En la piel de la enfermera», en colaboración con el CGE. Un proyecto del que estamos muy orgullosos y que ha permitido dotar de formación a los profesionales través de los webinar y de información con vídeos e infografías a los pacientes”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.