Redes sociales y salud mental, ¿congenian?

El 30 de junio se celebra el Día Mundial de las Redes Sociales, hablamos de ellas y de salud mental

Hoy en día utilizamos el móvil o cualquier dispositivo que lleve internet para todo. Nos sirven para estudiar, trabajar, comprar, y un largo etcétera. Pero además, nos ayudan a estar entretenidos y relacionarnos con amigos y familiares. ¿Qué han conseguido las redes sociales? Han hecho que mostremos y veamos lo que ocurre en nuestro día a día sin tener apenas intimidad.

La visibilidad que se da en redes sociales permite detectar actitudes fuera de lo normal, sobre todo en niños y jóvenes. Es cierto que cada día se promueve más la salud mental en internet y puede servir de ayuda, aunque también tenga su lado malo. ¿Por qué? Bueno, todo el mundo sabemos que las redes sociales muestran en muchos casos una realidad falsa, una imagen idílica que los usuarios muestran y que hace que el resto quiera tener lo mismo. En cambio, miles de usuarios critican que en redes como Instagram, se puedan publicar un tipo de imágenes y otros tipos no. Instagram no te permite enseñar cicatrices, escenas de pobreza, equis tipos de cuerpos… pero sí puedes enseñar riqueza, cuerpos perfectos e imágenes con filtros, muchos filtros.

Hablando de filtros, si que es cierto que Instagram tomó «ciertas medidas» para combatir la presión social en las redes sociales. Prohibió los filtros que muestren cirugía estética, pero sí permite filtros beauty que te cambian la cara por completo. También añadió la posibilidad de ocultar los Likes, para que la gente no se obsesione por la cantidad que tiene o no de me gustas.

La importancia de potenciar la salud mental

Las diferentes redes sociales han empezado a adoptar en estos últimos tiempos medidas para promover la salud mental. Son conscientes de la enorme influencia que tienen ante miles, millones de usuarios, y saben que pueden ser de gran ayuda. Una de las medidas más destacables sea quizá la eliminación de comentarios agresivos, con insultos o que inciten al odio, y ofrecer ayuda a los usuarios que la necesiten.

TikTok, una red social con más de 1000 millones de usuarios, es otra de las redes sociales que se ha animado a fomentar la salud mental. Han decidido ofrecer guías con consejos para aumentar la autoestima o combatir trastornos alimentarios. También ha creado una función que anuncia servicios locales de apoyo para aquellos usuarios que busquen palabras como depresión o suicidio.

Negative bias o sesgo negativo

Se trata de un sesgo cognitivo que hace que lo negativo tenga un impacto más significativo que lo positivo en nuestro cerebro. Vamos a sentir más lo malo que lo bueno. Un claro ejemplo se ve en los comentarios que nos pueden hacer en una foto que publiquemos, siempre nos va a pesar más la crítica que un alago.

Esto puede afectar en la vida de las personas de diferentes formas, como por ejemplo a la hora de tomar decisiones, en el aprendizaje y memoria, crear impresiones sobre otras personas, etc.

¿Se puede combatir? Sí, los pensamientos negativos son necesarios para sobrevivir, pero necesitamos un balance con elementos positivos, sin llegar a extremos, claro. Practicar el mindfulness, aprender a detener el diálogo negativo y experimentar los momentos positivos son medidas para reducir el sesgo negativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.