Virus de la influenza estacional

Se han detectado cuatro tipos de virus de la influenza estacional, ¿cuál es su situación actual?

La influenza estacional o gripe, es una infección respiratoria aguda que está causada por los virus de la influenza. En estos días es muy común ver a la gente con malestar, fiebre, tos, etc. Por esto, se han identificado cuatro tipos de este tipo de virus, el A, B C y D, siendo el A y el B los que provocan las epidemias estacionales como la que estamos viviendo ahora.

La última actualización realizada por la OMS informa que la actividad de este tipo de virus se mantiene baja, aún así, el tipo A es el que predomina. A su vez, la OMS insiste en que la forma más efectiva para prevenir esta enfermedad es la vacunación. Durante estos días se está iniciando la campaña anual de vacunación contra la gripe, especialmente para los grupos de personas más vulnerables.

La vacuna contra la gripe es más eficaz si los virus que están en circulación se combinan con los que contienen las vacunas. El problema está en que este tipo de virus está en continua evolución por lo que el Sistema Mundial de Vigilancia y Respuesta a la Influenza actualiza la composición de estos virus que contienen las vacunas un par de veces al año.

Tipos de virus o gripe

Virus de la influenza A. Estos se clasifican en subtipos atendiendo a las combinaciones de hemaglutinina (HA) y neuraminidasa (NA), proteínas que están presentes en la superficie de los virus. Ahora se ha detectado la circulación en humanos de dos subtipos A(H1N1) y A(H3N2).

Virus de la influenza B. Estos virus se dividen atendiendo a los linajes. En la actualidad los virus de tipo B que están circulando pertenecen al linaje B/Yamagata y B/Victoria.

Virus de la influenza C. Estos se caracterizan por provocar infecciones leves y se detectan con menor frecuencia, por lo tanto, no son un gran problema para la salud pública.

Virus de la influenza D. Estos virus afectan sobre todo al ganado y no hay constancia de que tengan capacidad para producir infección en seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.