Autismo, ¿por qué se produce?

Se estima que en España pueda haber más de 400.000 personas con autismo

autismo

El Trastorno del Espectro Autista (TEA), comúnmente referido como autismo, es un trastorno conductual que se suele diagnosticar desde la infancia. Se presenta como una dificultad en la comunicación y las interacciones sociales para la persona que lo padece. Dentro de este espectro existen variedad de trastornos, como el Síndrome de Asperger, aunque la mayoría de ellos pueden englobarse en torno a ciertos síntomas comunes. Como conmemoración del Día sobre la Concienciación del Autismo del pasado 2 de abril hablaremos un poco sobre este trastorno.

Causas y síntomas

Aunque no se conoce ninguna causa determinante por la que una persona es más propensa a padecer autismo, se estima que este podría tener un factor genético. También es cierto que los hombres son más vulnerables a sufrir autismo que las mujeres, siendo las probabilidades cuatro veces mayores en el género masculino. De la misma forma, el nivel de gravedad del autismo varía en cada individuo.

Entre los síntomas más comunes están:

  • Abstracción del entorno. Es bastante común en las personas con autismo el no establecer contacto con otras personas, así como la fijación en realizar actividades en solitario. También suelen evitar el contacto físico o visual.
  • Problemas comunicativos. Esto comprende dificultades para iniciar o mantener una conversación, el uso de un tono monótono o la repetición de palabras y expresiones aún en situaciones en las que no tiene sentido usarlas. En ocasiones también incluye un desarrollo tardío del habla.
  • Dificultad en el aprendizaje. Además del ya mencionado desarrollo del habla, también hace referencia a la dificultad para entender preguntas o seguir indicaciones.
  • Patrones de comportamiento y movimientos estereotipados. Las personas con autismo suelen repetir movimientos, como aleteos con las manos u otros aspavientos. También suelen tener una baja coordinación en sus movimientos, lo que se traduce en una aparente torpeza.
  • Seguimiento de rutinas y rituales obsesivo. Estrechamente relacionado con el punto anterior, el paciente con autismo suele desarrollar una rutina muy específica y se suele sentir descolocado con la más mínima alteración de la misma. También establece rituales sin función ninguna a la hora de realizar actividades que se pueden percibir como obsesivos.

El autismo en España

Si bien se desconocen las cifras exactas, se cree que solamente en España podría haber más de 400.000 personas con autismo. La diferencia de gravedad entre unos casos y otros dificultan el establecimiento de un dato concreto. Aún así, esta estimación indicaría que algo más del 0’85% de población española sufre algún Trastorno del Espectro Autista.

En nuestro país existen varias asociaciones y fundaciones dedicadas a este tema. Las más notables son la Federación Española de Autismo (FESPAU) y la Confederación Autismo España. Ambas organizaciones tienen como misión la visibilización de este trastorno, la defensa y apoyo tanto a estas personas como sus familias y la mejora de su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.