La batalla de la terapia CAR-T

Este tipo de terapia es la última bala contra los linfomas de Hodgkin

Varios investigadores del Hospital San Pau de Barcelona han descubierto con un tratamiento experimental, desarrollado en el mismo hospital, los primeros signos de eficacia contra algunos linfomas resistentes a los fármacos.

Se trata de la terapia CAR-T30. Esta sigue la misma técnica que otros tratamientos de terapia CAR-T, extraen los linfocitos T de los pacientes para mejorarlos y posteriormente inyectárselos en el organismo para así aniquilar las células cancerosas. Este tratamiento experimental se ha probado en 10 pacientes en un ensayo en fase I. Sin embargo, pese a estar en primera fase, ha mostrado eficacia, la mitad de los pacientes han tenido una remisión completa de la enfermedad. Aún así, habrá que esperar un tiempo para ver si la enfermedad no reaparece y se puede seguir llevando a cabo con otros pacientes.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en España cada año se diagnostican aproximadamente 1.400 casos de linfoma de Hodgkin. Además, este tipo de terapias génicas ya se han comercializado para otro tipo de tumores hematológicos, como los mielomas múltiples y la leucemia linfoblástica.

Proteína CD30

La terapia del Hospital San Pau es similar a otras que están comercializadas, pero con alguna diferencia, y es que buscan que los linfocitos T busquen una proteína concreta, la CD30. Estas se encuentran en la superficie de las células tumorales del linfoma de Hodgkin.

Ahora, estos estudios se encuentran en fase I, para poder comprobar la seguridad y eficacia de la terapia. Ya sabemos que los primeros resultados han mostrado eficacia, eliminando la enfermedad. Pero los investigadores destacan que hay que constatar esta terapia con más estudios. De los 10 pacientes que realizaron la terapia CAR-T, la mitad tuvo remisión completa de la enfermedad. La otra mitad tuvo una respuesta parcial, disminuyó la carga tumoral, pero aún quedan células tumorales. Llevan controlando a estos pacientes un año y siete meses. Con esto, se arroja un poco de luz ante este tipo de enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.