Lactancia materna y lactancia mixta

Es la Semana Mundial de la Lactancia Materna, pero también está la posibilidad de la lactancia mixta, hablamos de cómo combinar ambas

Cuando hablamos de lactancia mixta, nos referimos a la mezcla de lactancia materna con tomas de leche de fórmula o con comidas administradas con biberón. Sí que es cierto que lo ideal en el recién nacido es la leche materna, pero hay circunstancias en las que no es posible mantenerla. Puede ser por cuestiones médicas, porque la madre quiera optar por otro tipo de nutrición o por incompatibilidad con horarios laborales.

La OMS y la Asociación Española de Pediatría (AEP) coinciden en que la lactancia materna tiene que ser exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, y a partir de ahí, se puede complementar con otros alimentos.

Ventajas y desventajas de la lactancia mixta

Especialistas recomiendan utilizar la lactancia mixta cuando no hay otro remedio. Es una importantísima solución para cuando la madre no produce leche o el bebé no se engancha al pecho bien. Algunos de sus beneficios son los siguientes:

  • Es una buena solución cuando no se puede dar el pecho
  • Es mejor que recurrir únicamente a la leche artificial
  • Fortalece el vínculo madre e hijo, cubriendo las necesidades emocionales
  • Aporta los nutrientes adecuados a lactantes con necesidades especiales
  • Es la mejor opción para madres que tienen unos factores laborales, sociales y familiares especiales

Aún así, sus principales desventajas son:

  • Sobrealimentar al bebé mediante suplementos
  • El recién nacido puede rechazar el pecho ya que la succión del biberón es más sencilla

Un comentario en «Lactancia materna y lactancia mixta»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.