Seis cosas que todos debemos saber de las vacunas

Una vacuna es el medio más eficaz por el que nos protegemos los adultos, niños y bebés de enfermedades peligrosas

A continuación, te dejamos seis cosas que toda persona debería saber sobre las vacunas para entenderlas y no prejuzgarlas por lo que digan, qué son, qué contienen, si son seguras, etc.

1. ¿Qué es la vacunación?

Según la Organización Mundial de la Salud, la administración de vacunas evita al año de 2 a 3 millones de muertes, siendo estas una de las soluciones más eficaces en la sanidad con buenos resultados y de bajo coste.

Hoy en día, la población está protegida ante 26 enfermedades gracias a las vacunas. Sobre todo, los niños, que hace años morían miles de ellos debido a enfermedades como el sarampión o la tos ferina, pero, en cambio, ahora se previenen por las vacunas. Las enfermedades siguen existiendo, están ahí y van a estarlo siempre, pero aparecen o las vemos con menor frecuencia.

Muchas enfermedades han sido eliminadas por la vacunación, sin estas, muchas de ellas reaparecerían.

2. ¿Qué tipos de vacunas hay?

Las vacunas que existen se dividen en tres:

  • Vacunas vivas atenuadas. En este tipo de vacunas se transmite la infección, pero se le reducen los agentes virulentos.
  • Vacunas inactivadas. En estas se transmite el virus al completo, pero sin vida gracias a tratamientos químicos u otros procesos.  
  • Vacunas de subunidades. Son partes de la infección sin vida.
3. ¿Qué contienen las vacunas?
  • Antígeno inmunizante. Compuesto por partes del virus.
  • Líquido de suspensión. Este está formado por agua destilada o por una disolución salina.
  • Antibióticos, estabilizantes y preservantes. Se trata de elementos que hacen que se estabilicen los diferentes factores que constituyen las vacunas. También sirven para evitar contaminación de estas.
  • Adyuvantes. Son componentes que se incorporan a las vacunas para poder aumentar la protección de los antígenos y así aumentar su efecto estimulador del sistema inmune de las personas.
Vacunas
4. ¿Qué significa tener inmunidad?

El fin de las vacunas es que la persona desarrolle inmunidad ante ciertas enfermedades.

La inmunidad, según la RAE, es el estado de resistencia, natural o adquirida, que poseen ciertos individuos o especies frente a determinadas acciones patógenas de microorganismos o sustancias extrañas. O la respuesta específica de un organismo a la acción de los antígenos.

5. ¿Cómo se desarrolla una vacuna? ¿Qué fases siguen?

El proceso para desarrollar una vacuna tiene tres partes: solicitud, evaluación y aplicación.

Últimamente hemos oído hablar de las fases que siguen las vacunas para que sean efectivas y puedan distribuirse y administrarse. Estas fases se realizan con personas voluntarias sin síntomas ni ninguna enfermedad, en las que se inyecta el elemento activo para mostrar que la vacuna genera anticuerpos ante la enfermedad y que, por lo tanto, protege a la persona.

Los ensayos clínicos se dividen en tres fases y en cada una de ellas se valora la eficacia, la inmunogenicidad y la seguridad:

  • Fase I. En esta se prueba entre 20-100 voluntarios y dura aproximadamente un año. En esta fase también se ajusta la dosis y se valora su seguridad.
  • Fase II. Aquí se analiza y comprueba la eficacia y posibles efectos secundarios. El número de personas aumenta entre 100 y 500 y la duración es de 1 a 2 años.
  • Fase III. En esta fase, similar a la anterior, se aumenta el número de personas voluntarias, se pueden incluir hasta 5.000 personas. De esta forma, puede determinarse la eficacia y los efectos adversos de la vacuna.

Ahora bien, sabemos que la pandemia del coronavirus ha hecho historia en el tema de las vacunas, pues estas han sido creadas en meses y por eso son cuestionadas por parte de la población. Pero ¿por qué se han creado con tan poco tiempo? Según la investigadora Samantha Vanderslott, una de las autoras del estudio de Oxford, «algunas personas pueden preguntarse si la rapidez en aprobar la vacuna significa que se han saltado etapas. Pero es importante tener en mente que las investigaciones que se estaban haciendo desde las epidemias de SARS y MERS han contribuido a esos resultados. Además, se han obtenido más recursos, más financiamiento y más apoyo de gobiernos y compañías farmacéuticas debido a la pandemia».

6. ¿Qué requisitos son necesarios para que las vacunas sean seguras?

Hay que tener en cuenta dos cosas para verificar que una vacuna sea segura. La primera, que protege ante la enfermedad para la que ha sido creada. Y segundo, analizar los efectos secundarios que produce, si son leves o graves o si se dan con frecuencia o no. Los efectos más comunes suelen ser leves y son los siguientes:

  • Inflamación, dolor o enrojecimiento en la zona donde se ha administrado la vacuna.
  • Dolor muscular.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio.
  • Escalofríos.
  • Fiebre leve.

Luego, otros efectos que son poco o muy poco frecuentes y que son graves son los siguientes:

  • Reacción alérgica.
  • Asma.
  • Síndrome de Guillain-Barré (daña el sistema nervioso).
  • Síndrome oculorrespiratorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.