El Hotel Regente antes y después del COVID-19

En IEFS, charlamos con Pablo Villar, director del Hotel Regente de Madrid desde hace casi 30 años

Tras varios meses de lucha contra el coronavirus, nos acercamos al Hotel Regente de Madrid para hablar con su director, Pablo Villar, para que nos contase cómo era la vida del hotel antes y después del COVID-19.

Abrió en 1951 y está situado en la Calle de Mesonero Romanos, con unas preciosas vistas a la Gran Vía de Madrid. Este hotel tiene una curiosa historia. Antiguamente era un único edificio, que con el tiempo se dividió en dos ya que no existía la financiación, pero en algunos rincones del hotel se ve ese entrelazado de los antiguos edificios.

Hotel Regente desde Gran Vía

La vida del hotel antes del coronavirus se resumía en una palabra: ACTIVIDAD. Era un edificio lleno de vida nos comentaba Pablo Villar, hasta que llegó a marzo y frenó de golpe. Los trabajadores se tuvieron que marchar a sus casas, los clientes tuvieron que dejar el hotel, un sentimiento de tristeza inundó el hotel.

Pablo pensó en dar apoyo a los profesionales que han estado en primera línea de batalla trabajando. Quiso dejar su hotel a disposición de aquellos que lo necesitasen. Diferentes hoteles fueron denominados «hotel refugio» pero finalmente, el Regente no fue seleccionado para ello.

Algunos de los servicios que se mantuvieron mientras este estaba cerrado fue el mantenimiento, la vigilancia y el teléfono para futuras reservas, anulación o atención a los clientes.

Pablo lo tiene claro, nunca ha visto el turismo y la hostelería como detonantes de contagios estos últimos meses. Con medidas de seguridad e higiene, y manteniendo la distancia, cualquiera puede salir a tomarse algo o viajar de manera segura. Y como nos cuenta, gracias a estas medidas, en el hotel nunca han tenido un contagio por coronavirus.

A continuación, te dejamos la entrevista completa. ¡Coméntanos qué te ha parecido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.